¿Qué almohada elegir si tengo dolor cervical?

Sin el soporte de una almohada adecuada, las estructuras cervicales sufrirán, lo que podría conllevar dolor y rigidez (contracturas) o empeoramiento de lesiones.

Una almohada adecuada es esencial para mantener una alineación neutral durante el descanso nocturno.

Sin embargo, la elección de una almohada con altura y firmeza adecuadas, se decide según las preferencias personales, las posiciones durante el sueño y el tamaño de la persona. Una almohada demasiado alta o firme no permite que el cuello se relaje completamente. Y, por otro lado, dormir sin almohada también podría ocasionar dolor y contractura en estructuras cervicales. Asimismo, si duerme en pareja, lo recomendable es que cada uno tenga una almohada individual adaptada a sus necesidades.

El dolor cervical asociado al uso de almohadas no ha sido estudiado ampliamente.  Sin evidencia médica clara que respalde un tipo de almohada sobre otra, el confort personal y el control del dolor son la mejor guía. Si la almohada es incómoda o produce dolor o rigidez, es hora de probar una almohada diferente.

La posición durante el descanso es un factor esencial a la hora de elegir el mejor tipo de almohada. En aquellos pacientes con dolor cervical se recomienda dormir boca arriba o de lado.

Seleccionar la mejor almohada puede llevar algo de tiempo. Debemos consultar las políticas de devolución y si existen períodos de prueba antes de la compra, por si no resultasen de nuestro agrado.